Ir a Página Principal
DÍA DE LA PAZ Y LA NO VIOLENCIA - COLEGIO VERA CRUZ (ARANDA DE DUERO)

   El jueves 31 de enero el colegio Vera Cruz celebró el Día Escolar de la Paz y la No Violencia. En un acto sencillo pero cargado de simbolismos de paz, la comunidad que conforma este centro se reunió en el patio para pedir de una vez la paz y el fin de la violencia. Tras la lectura de un manifiesto por parte de una profesora, que precisamente se llama Paz, algunos alumnos/as portaron la imagen de la persona o institución que su ciclo había escogido como representantes de la Paz. Allí pudimos ver a nuestros fundadores, San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, a Jesús de Nazaret, Cáritas, Unicef y la Unión Europea. Mientras otros chicos y chicas leían una pequeña reseña a cerca de estas personas. A su vez dos niño/as de cada clase portaban una cadena, cuyos eslabones representaban a cada uno de los alumnos/as, y formaban dos círculos en el centro del patio, rodeando a estos personajes e instituciones. El acto terminaba con la canción “Una cadena quisiera formar”.
A continuación podéis leer el Manifiesto por la paz:

       MANIFIESTO POR LA PAZ
   En este día escolar de la Paz y de la No-violencia los niños y niñas, los jóvenes, profesores, padres, hermanas y demás miembros del Colegio Vera Cruz, queremos gritar bien alto un a la vida, un a la PAZ y decir NO a la violencia que nos rodea.

   Aunque aún sois niños y jóvenes, esto no implica que os deis cuenta de lo que pasa a vuestro alrededor. Sabéis que hay lugares en el mundo en donde la violencia es la única ley que impera. Que hay muchos niños que no saben jugar, que no saben leer, ni sumar, ni restar. Solo saben de armas, de matar, de odiar, de torturar, porque en sus países hay guerra.

   Pero, también comprobáis que hay otras muchas situaciones en donde la paz es pisoteada. Veis por la tele que hay muchos niños que mueren de hambre, porque no tienen nada para comer, otros niños mueren muy pronto, porque no hay medicinas para curar sus enfermedades; hay niños que son vendidos por sus padres a señores ricos para que sean sus esclavos; hay niñas que abusan de ellas. Son muchos niños y niñas los que tienen que emigrar de sus tierras empobrecidas para poder vivir.
En todos estos casos de violencia e injusticia los que más perdéis sois vosotros, los niños, las niñas y los jóvenes. Por eso, y aunque seáis pequeños, les debéis decir a los que mandan en el mundo: – “¡Eh! Señores que mandáis en el mundo ¡Prohibid las guerras! Haced leyes que no permitan las guerras”.

   Todos tenemos un sueño:

  • Un mundo en donde todos los niños y todas las personas podamos reír y no llorar por la muerte de seres queridos víctimas del terrorismo, del racismo, o de la violencia.
  • Un mundo en donde todos los niños podamos jugar, correr, bailar, crecer, estudiar, navegar por “internet” y no se muera por falta de vacunas, de medicinas y de alimentos.
  • Un mundo en que todos seamos amigos y no rivales. Soñamos con un mundo en que sí se pueda vivir, porque hay PAZ. Imaginamos un mundo en que todos podamos vivir porque “hay sitio para todos”.

   Por eso hoy todo los que formamos parte del Colegio de la Vera Cruz, nos hemos reunido aquí, para que entre todos, podamos derruir los muros del odio, de la violencia, del rencor; para asaltar la valla que separa la pobreza y la guerra del bienestar y la PAZ,  para romper las rejas que marginan a los que no son como nosotros, a los que no piensan como nosotros ni creen lo mismo que nosotros; para abrir las verjas de nuestros prejuicios a los que tienen otro color de piel distinto del nuestro; para asaltar las torres de las sospecha y la desconfianza ante quien tiene una lengua y cultura distinta de la nuestra.

   Pero nos preguntamos: ¿es todo esto, sólo un sueño?, o por el contrarío, ¿si todos ponemos, un poquito de nuestra parte, es posible conseguirlo? Sabemos que la injusticia y la PAZ la podemos conquistar entre todos, cuando tendemos la mano a quien nos necesita, cuando perdonamos de corazón a quien nos ha molestado.

   Y hoy, todos juntos, elevamos los ojos al cielo, y pedimos al Dios creador, ese Dios al que todos los hombre y mujeres del mundo quieren, aunque con distinto nombre y diferente rostro, que oiga nuestro grito en favor de la PAZ. Que nuestro amigo JESÚS, el Rey de la PAZ, acoja nuestro sueño hecho oración y realidad. Que a todos nosotros, niños y niñas, jóvenes, hombres y mujeres, nos haga constructores de la PAZ.

   Ahora gritamos todos juntos al unísono:
   ¡VIVA LA PAZ! VIVA LA PAZ! VIVA LA PAZ!

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Página inicial del centro
Alta-web |Comentarios | Email | Novedades | Encuentro | Portal | webmasters |
alfanet87,scp